lunes, febrero 09, 2009

Acordeón

Existe un estigma con el Acordeón, pues regularmente se le asocia a ciertos tipo de música vernácula; esto quizá a que se adaptó con facilidad a la música popular en diversos países, entre ellos México.

Sin embargo, durante el siglo XX, el acordeón cromático o bayan fue usado por diversos compositores, sobre todo por sus características sonoras e interpretativas, las cuales fueron explotadas de diversas maneras.

Dentro del catálogo de obras para acordeón vale la pena señalar la Sequenza XIII de Luciano Berio dedicada a Teodoro Anzellotti; De Profundis y Bajo el signo de escorpión, de Sofia Gubaidulina; esta última para acordeón y orquesta.

Teodoro Anzelloti es uno de los intérpretes más destacados del acordeón, e incluso él ha realizado numerosos arreglos de piezas para piano u otros instrumentos, para interpretarlas con su acordeón. Entre las más destacadas están Rrrrrrr de Mauricio Kagel, Musica Ricercata de György Ligeti, varias piezas de John Cage, como Cheap Imitation, Imaginary Landscape No. 1, Dream, etc. Uno de los discos más interesantes de Anzellotti es en el que interpreta varias piezas originales para piano de Eric Satie.

Otros de los intérpretes importantes del acordeón son Stefan Hussong, Eva Zöllner, Jaroslaw Bester y Mie Miki, quienes al igual que Anzellotti, han expandido las fronteras interpretativas del Acordeón.

Teodoro Anzellotti interpreta las primeras tres piezas de Musica Ricercata de György Ligeti

Algunas otras piezas para acordeón

Joheol (fragmento), de John Zorn, interpretado por Jaroslaw Bester (miembro del Klezmer Cracow Band)

Road Runner, de John Zorn, interpretado por Mie Miki

Sequenza XIII (fragmento) de Luciano Berio, interpretada por Teodoro
Anzellotti, a quien está dedicada esta pieza

Gnossiene No. 5 (original para piano) de Satie, interpretada por Teodoro Anzellotti

Rosalie (Rrrrrrr) de Mauricio Kagel, interpretada por Teodoro Anzellotti

4 comentarios:

marichuy dijo...

Luis

Tienes toda la razón en cuanto al encasillamiento prejuicioso en que tenemos al acordeón. En general, uno escucha acordeón y piensa la música de banda… o en Julieta Venegas.

Muy interesante tu texto y muy agradables las disitntas muestras de "esa otra música de acordeón"

Un saludo

Nokenicus dijo...

Hola, pasando a saludar y tambien para invitarte a que pases y veas mi blog a ver si encuentras algo de tu agrado y si te gusta intercambiemos enlaces, una suerte de fucionar dendritas o algo asi diria yo,je.
Saludos y hasta la proxima.

Pardo dijo...

Da la casualidad de que en el instante mismo en que leí tu post, y en el instante mismo en que esto escribo, anduve y sigo escuchando "Sieben Worte" para cello, bayan y cuerdas de Sofía Gubaiudulina. Resulta que durante los últimos días tengo metidas en mi cabeza, sin podérmelas sacar, a dos mujeres: una de ellas es justo la genial Gubaidulina, la otra es la bellísima Grace Slick. En mi aparato de sonido llevan alternando ya varios días ha, algunos discos de Jefferson Airplane, con algunos otros con grabaciones de la obra de Sofía. No sé hasta cuándo seré capaz de volver a escuchar otra cosa.

Anónimo dijo...

Hi your website is cute
Check out at that cool emo video clip:
http://tinyurl.com/9zdns5